viernes, 15 de mayo de 2015

Puentes desde siempre

     Pasear por Sobrarbe siempre te hace estar alerta. Tus sentidos deben funcionar bien para disfrutar a tope del entorno.
    A veces , caminos pequeños y apartados, te deparan sorpresas si las sabes buscar.
  Ayer al pasar por una pasarela rudimentaria, me dió por ir a ver el lado que nadie ve, en el que nadie se fija. 
 Destrepé el barranco hasta debajo de la palanca, y me encontré un arcaico y sencillo arco sin jambas, apoyado en la roca de los laterales de forma armoniosa y natural.
  Una obra de construcción medieval totálmente rural, que hace las delicias del caminante ávido de sensaciones.
 Tendré que volver para hacer mejores fotos.
 Saludos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada